Las características del dolor se estructuran de acuerdo con la información que la persona afectada puede describir; según los datos proporcionados, el dolor se puede clasificar (por ejemplo) según su tiempo de evolución, según el origen o las causas que lo producen o según la localización del mismo.

De acuerdo con estas clasificaciones, podemos considerar, que en la mayoría de los casos de nuestra enfermedad, el dolor es crónico,  puesto que tiene duraciones superiores a los tres meses, y no finaliza, sino que "persiste en el tiempo", afectando severamente a la esfera emocional, familiar y laboral. Por todo ello, nuestro dolor puede considerarse una enfermedad en sí misma.

En el blog de la Doctora en Psicología Almudena Mateos, podemos encontrar una entrevista que la realizaron hace unos días en RNE, en la que se describe el dolor crónico y los tratamientos psicológicos actuales.

Aunque os recomendamos acceder al enlace anterior, también os dejamos el enlace al audio de la entrevista en RNE.